Alternativa B 002 – El amor [Proverbios 3:3]

Descargar Mp4 (19.5MB)

Con todos vosotros, soy Benji Frugoni vamos a ir a por otro capítulo de este programa llamado “Alternativa B – Otra forma de vivir la vida”.

Como siempre hay oyentes nuevos, esto es para ellos: Alternativa B es por la B de Biblia. Hay veces que ya hemos intentado de todo para que nuestra vida mejore y fíjate por donde, nada ha funcionado. De ahí que proponemos, desde este espacio, buscar un versículo bíblico de sabiduría y ver como aplicarlo en este siglo.

Proverbios 3:3 “Que nunca te abandonen el amor y la verdad: llévalos siempre alrededor de tu cuello y escríbelos en el libro de tu corazón”. (NBD)


El proverbio de hoy es uno muy adecuado para nuestros tiempos. No sé si alguna vez te has fijado en que estas dos características, el “amor” y “la verdad” son conceptos cada vez más escasos.

Estamos en plena explosión de apps en los móviles, pero el segmento de mayor crecimiento ha sido el de las apps móviles para buscar pareja, citas, amigos, sexo o lo que sea que necesita alguien. ¿Por qué? Evidentemente la gente busca fuera lo que no encuentra en su entorno: amor, compañerismo, respecto, afecto. Cuando yo era pequeño nos criaban para ceder plazas en el bus o en el metro a los necesitados. Hoy en día nadie levanta la mirada del móvil para ver si hay alguien que lo pueda necesitar. Existen 5 lenguajes del amor, pero hemos perdido en todos, cada vez hay menos y menos. Luego repasamos los que son y lo que les ha pasado.

El otro elemento, la verdad, es ya más relativa que la propia teoría de la relatividad. No existen absolutos: lo que es verdad para uno no lo es para el otro. Mentir o esconder la verdad se considera un mal necesario. Todos mienten. Hay gente que infla su currículum para que los contraten. De hecho, tengo mi trabajo porque mi antecesor era un mentiroso y no estaba cualificado para la tarea. Hay otros que mienten al paro y trabajan en negro. Los adolescentes mienten a sus padres diciendo que están bien mientras por dentro se están muriendo, lo cual muchas veces es producto o produce esa falta de amor de antes. La sinceridad es un bien del que pocos pueden enorgullecerse. De hecho, si tuviésemos que decir cual es el pecado que todos los humanos habrán cometido alguna vez es este: todos hemos mentido. Las veces que nos ha dado la gana. Y así nos va. Y el que diga que no ha mentido nunca… se está mintiendo a sí mismo.

Fíjate bien que el versículo dice “que nunca te abandonen”. Es decir, parte del supuesto de que lo tenemos o que es posible llevar amor y verdad con nosotros.

Paul Claudel, un escritor y diplomático francés dijo una vez: “La señal de que no amamos a alguien es que no le damos todo lo mejor que hay en nosotros”. Me ha resultado imposible encontrar una frase que acuñe la situación de nuestra sociedad mejor que ésta. La gente ya no quiere dar lo mejor de sí a los demás. El egoísmo se ha impuesto y la gente a veces no comparte nada. Por eso las ONGs tienen que estar mendigando el pan para los pobres de nuestro mundo. Cada vez son menos los ciudadanos dispuestos a dar sus recursos financieros. O mejor todavía, cada vez son menos los que están dispuestos a ser voluntarios en causas que mejoren la vida a otros. Uno de los monologuistas de moda, Miguel Lago, en su monólogo “Soy un Hijo Puta” dice que él nunca regala a nadie nunca, jamás, bajo ninguna circunstancia. Que se guarda el dinero y con lo que le sobra de no comprar nada… se compra cosas para él y así siempre acierta la talla, el color, etc.

Otros ejemplos de la falta de amor hoy en día:
– Bullying entre niños y niñas
– Mobbing en el trabajo con compañeros.
– Maltrato doméstico. Tanto el físico como el emocional. Y no hablo solo de hombres, muchas mujeres también machacan a sus parejas. Incluso en uniones de parejas homosexuales. Nadie se libra.
– Desafección entre hijos/as y su padre o madre. Incluso de adultos prefieren soltarlos en un hogar de ancianos antes que cuidarlos en sus casas.
– Indiferencia ante el sufrimiento de subsaharianos que prefieren ahogarse a vivir en su país.
– Indiferencia ante refugiados de guerra que lo han perdido todo, hasta la esperanza.
– Las relaciones laborales entre jefes y empleados. Entre funcionarios y ciudadanos. Entre gobierno y votantes.

En todos estos ejemplos, y miles más que seguramente se te van ocurriendo mientras hablo del tema, son una triste constante. Pero la Biblia nos anima a ser diferentes, a no abandonar nunca el amor. ¿Cómo podemos recuperar ese amor? ¿Cómo podemos iluminar el mundo de nuevo? Si Dios es amor… ¿por qué sus criaturas somos tan odiosas y egoístas? Vete pensándolo y las respuestas las daremos después de la pausa musical.

Nuestros amigos de Twice Música – Mi corazón late por ti” hablando del amor en estado salvaje y puro. El que ya la mayoría de humanos ha olvidado o abandonado. Han cantado “tu aceleras mis latidos” “enséñame a amarte, enséñame a vivir. En todo lugar tú eres mi luz”. ¡Qué bonito! Y en estas frases encontramos parte de la respuesta.

Para los que acaban de sintonizarnos, estamos hablando de la falta de amor y de verdad que hay en nuestra sociedad hoy en día, lo difícil que se hace ver el amor hoy en día cuando todos y todas somos tan egoístas. Obviamente no hay una sola respuesta a esto, pero en la letra de la canción decían “enséñame a amarte”. Y aquí es donde muchísisisisisima gente falla de plano.

Antes mencioné los 5 lenguajes del amor, escritos hace ya más de 30 años por el Dr. Gary Chapman y que siguen siendo la base de muchas relaciones de pareja restauradas. No es el santo grial del amor, ese es Dios, pero desde luego que está muy cerca de ayudarnos a entender a todos lo que está pasando. Lo que pasa muchas veces es que la gente entiende unos lenguajes del amor diferentes a los de su pareja, hijo, hija, amigo, amiga, compañeros, etc. Una vez sepas lo que tú entiendes por amor y lo que los otros entienden por amor, es muy posible que puedas cambiar mucho tu entorno.

Lenguaje 1: Palabras de afirmación
Cuando son las palabras las que toman importancia, el amor se escribe en este lenguaje del amor. Aquí están las personas que necesitan las palabras de afecto, los elogios, la calma a través de palabras sosegadas y cariñosas, la motivación con fragmentos bien dichos o escritos. Esta forma de expresar estará más definida con cartas de amor, palabras amables y cariñosas con  las que el emisor sea libre de expresar lo que siente, o que el receptor disfrute escuchando.

Las palabras tienen un poder en nosotros increíble. En Proverbios 18:21 dice “En la lengua hay poder de vida y muerte” Las palabras dejan su huella en nuestro comportamiento, aunque solo aparezcan de forma fugaz. Hacernos conscientes del poder que tenemos con el lenguaje del amor a través de palabras, nos hace crear un nuevo mundo para expresar y recibir afecto y cariño.

Dile a un niño que es tonto… y se convertirá en uno. Dile a una niña que es fea… y nunca tendrá autoestima. Dile a un hombre que es un inútil y lo conviertes en una piltrafa. Dile a una mujer que es vieja y ya no se mirará igual en el espejo. Dile a un anciano que está de sobra y se irá apagando.

Pero también al revés. Dile a un niño que crees en él y se convertirá en médico. Dile una niña que es única y siempre se sentirá especial y bienvenida en su hogar. Dile a un hombre que tienes una tarea que sólo puedes confiarle a él y tendrás un fiel trabajador. Dile a una mujer lo elegante que está y seguirá esforzándose sin abandonarse. Dile a un anciano que lo que tiene que decir es importante y tendrás las mejores historias de alguien que lo ha visto y vivido todo.

Busca a tu alrededor. Si alguien necesita palabras de afirmación, dáselas.

Lenguaje 2: Tiempo de calidad
¿Para qué quiero palabras si lo que quiero es a ti? Si esta frase te identifica o a las personas en las que estás pensando, entonces éste es su lenguaje del amor.

El problema para mucha gente en este siglo es que lo que más escasea es el tiempo. Hay trabajos que te consumen el tiempo y hasta te comen el tiempo libre. Y si no te comen el tiempo libre, tienes una oferta de ocio tan amplia que ya no te queda casi tiempo para dormir. Casi todos mis amigos y amigas viven estresados por el ritmo de vida actual. Otros tienen tiempo, pero se lo dedican a ver series en Netflix y HBO, otros en el gimnasio, etc. Apenas tienen tiempo para sus seres queridos. Y no hablo de estar juntos o algo así. El Dr. Chapman insiste mucho en ese capítulo en el apartado “calidad”. Es un tiempo aparte de tu rutina que te tomas con esas personas que quieres.

Dos anécdotas contrapuestas. Hace un tiempo fui a cenar al VIPS y al lado nuestra se sentó una familia de papá, mamá, hija de nueve y un hijo de seis. Lo que me impresionó de esta familia es que los tres mayores tenían móviles y el pequeño una Tablet. No hablaron entre ellos en casi hora y media. ¡Terrible! ¡Antinatural! La culpa no es de las tecnologías sino de la gente que es incapaz de hacer un hueco y dialogar, hablar, tener tiempo con y para sus seres más queridos.
En la otra un niño de unos diez años me contaba emocionado como su padre, que trabajaba en hostelería y sólo libraba los martes, le firmó una autorización para no ir al colegio, y se fue con él a hacer rafting en un río. Al final de la bajada recogieron los remos y su padre lo felicitó por ser un buen hijo, que estaba orgulloso de él y que se alegraba de que estudiara mucho para no tener que ser camarero como él. Que sentía no poder pasar más tiempo con él pero que todo lo que trabajaba era para asegurarse el futuro de él y de su hermana pequeña, para que pudieran estudiar. Ese tiempo de rafting con su padre y las palabras que le dijo seguramente hicieron más por él que un millón de likes en Instagram.

¿Cuál de los dos es tiempo de calidad? Es obvio. Como también es obvio que tomarse tiempo con alguien a quien quieres cuesta un esfuerzo, pero que la recompensa por hacerlo es tremenda. De nuevo, mira a tu alrededor. ¿Es ese el lenguaje de quien está a tu lado?

Es curioso que incluso esto sale en la Biblia, en Lucas 10:38-42. Un día Jesús estaba visitando a sus tres amigos, Lázaro, María y Marta. Lázaro no sabemos por donde andaba, pero nos cuenta la historia que Marta se dedicó a limpiar la casa, preparar la comida, arreglar todo para la visita de Jesús mientras María solo estaba sentada a sus pies recibiendo su enseñanza. Cuando Marta le pide a Jesús que regañe a María por vaguear, Jesús le dice que María escogió la mejor parte. María escogió tiempo de calidad. Haz tú lo mismo.

Lenguaje 3: Afecto físico
Un roce, un cruce coqueto de miradas seductoras con significados secretos, que te cojan en brazos, un abrazo, un beso, una caricia, un masaje, un suspiro de aire cálido junto al cuello… para mucha gente, ¡y no solo hombres!, esto es el lenguaje del amor que mejor entienden.

Muchos niños expresan esto cuando son más pequeños. Les encantan que los cojas en brazos o acaricies, sentarse encima de ti o que les hagas cosquillas o juegues a pillarles. En la edad media un rey decretó que quería aprender el idioma original de la humanidad. Por tanto, a los bebés no había ni que abrazarles ni que hablarles, a ver que pasaba. Y fíjate, si que pasó algo: todos los bebés se murieron.

En mayor o menor medida todos necesitamos el contacto físico para sobrevivir. Para muchos este contacto está solo en el sexo y es una pena porque hay muchísimas formas fuera del sexo para demostrar amor. Obviamente en el sexo las oportunidades se multiplican, ¿pero para que limitarse?

Incluso como adultos, los hombres que son amigos se abrazan para las fotos. ¡Eso es lo que quieren recordar! Las mujeres que la familia salga abrazada en la foto… y es increíble, pero según varios estudios el contacto físico mejora el desarrollo cognitivo y emocional, a la vez que hace más lento el avance del Alzheimer. Incluso contribuye al sistema inmune en edades tempranas. Y esto no es homeopatía, son estudios serios los que he encontrado. Avalados por multitud de experimentos y casuística.

Mira a tus seres queridos. ¿Quién puede necesitar un abrazo protector o un beso cariñoso? ¿Quién necesita una ronda salvaje en la cama o que le agarres el brazo mientras le hablas para transmitir protección, tranquilidad, fuerza y un “aquí estoy”?

“Generación 12 – No soy esclavo”. No debemos ser esclavos del temor. 1ª de Juan 4:18 “Amor y temor, en efecto, son incompatibles; el auténtico amor elimina el temor”. Si has estado escuchando hasta ahora o te acabas de incorporar, un pequeño repaso:
– Cada vez hay menos amor en el mundo y la verdad escasea
– Hay 5 formas de demostrar amor a tu entorno. Hemos visto palabras de afirmación, tiempo de calidad y afecto físico.

Lenguaje 4: Regalos
El cuarto lenguaje del amor yo lo he relacionado no solo con regalos físicos sino de toda índole. Para mucha gente un regalo es que te den un palo de golf nuevo, ropa, un móvil nuevo, una suscripción a series o alguna baratija de amazon. Pero también hay otros regalos que a veces son simplemente los mejores:
– Una carta escrita a mano
– Un viaje juntos (se une a tiempo de calidad)
– Una entrada a un evento interesante
– Imprimir fotos de momentos importantes y enmarcarlos.

Hace sólo unos meses mis padres cumplían 60 y 58 respectivamente. Y la verdad es que los cuatro hijos naturales y los que han crecido como adoptivos no sabíamos que regalarles. Tienen casa, coche, tele, móviles, portátiles y viajan cuando quieren. Es la típica pregunta de una de las mejores películas de todos los tiempos, “The Game”. La película pregunta “¿Qué le regalas a alguien que ya lo tiene todo?”. Mis padres no son ricos, pero son ahorradores. Así que nos tocó unir cabezas y surgió una idea interesantísima: Cada uno de los que nos habíamos criado en la casa escribimos una carta con lo que admiramos de Natanael y lo que admiramos de Anne. Y le adjuntamos una foto que no estaba subida a internet en la que salíamos como estábamos hoy en día. Lo imprimimos a color y lo enmarcamos. Hoy en día esos 7 cuadros están en el pasillo para que cada vez que mis padres quieran alegrarse de algo, puedan simplemente mirar el impacto positivo que han tenido en 7 vidas.

Una de las historias más tiernas aquí es de una pareja pobre en la Inglaterra del carbón. Él no tenía nada de dinero, pero quería comprarle algo bonito a su esposa. Por ejemplo, un espejo para que pudiera peinarse su lindo pelo. Su esposa también era pobre, pero quería regalarle algo a su marido, por ejemplo, una correa para el reloj de su abuelo que llevaba en el bolsillo. La víspera de nochebuena ella salió con una excusa y él aprovechó para ir a la tienda. Cuando volvieron a verse él había vendido su reloj del abuelo para comprarle un tocador con espejo… y ella se había cortado el pelo para venderlo y comprarle una correa para el reloj. Un poco de fallo de comunicación, pero que tierna historia de amor desinteresado.

Repito: mira en derredor tuya. ¿Quién habla el lenguaje del amor de los regalos? ¿Qué le podrías dar que demuestre tu amor por ellos?

Lenguaje 5: Actos de servicio
Uno de los lenguajes menos apreciados por niños sin hermanos y de los más apreciados cuando eres adulto. Los actos de servicio es cuando alguien o tú hacéis un favor sin que lo tengan que pedir. Anticipándote a las necesidades de la persona a la que aprecias haces algo que no es tu obligación por puro amor.
Puede que limpies la casa antes de que vuelva del trabajo o le cocines, aunque no sea tu tarea hogareña.
Puede que vayas a buscarle o buscarla al trabajo para que no tenga que venir en transporte público o andando.
Puede que necesite algo de dinero y tú te las ingenias para ahorrar de tu parte y apoyar su compra.
Puede que tenga que mudarse tu amiga, ayúdala a hacer cajas o a mover muebles.
Puede que necesite un compañero para ir al gimnasio a perder peso. Ve tú con él y motívale.
Puede que esté enfermo o enferma. Cuídale, cuídala hasta que se recupere.

Hay infinidad de formas para ser servicial y hay mucha gente que entiende este lenguaje del amor. Y más hoy en día cuando cada vez menos gente hace favores por ese miedo irracional de que nunca te devolverán el favor. Recordemos que lo que sembramos, eso cosechamos. Un amigo me ayudó con mi mudanza entre dos barrios. Cuando él se casó y tenía que mudarse me llamó. Apenas tenía dinero ni para la gasolina, pero dejé todo y cancelé mis planes para poder ayudarle. ¡Faltaría más!

Por última vez, observa tu entorno cercano: ¿Dónde hay alguien cansado a quien puedas servir?

Antes de pasar al tema de la verdad quiero recalcar de nuevo lo actual que es este proverbio bíblico de Proverbios 3:3 “Que nunca te abandonen el amor y la verdad: llévalos siempre alrededor de tu cuello y escríbelos en el libro de tu corazón”. (NBD). Una minipausa y nos adentraremos en la segunda parte, para hablar de la verdad. Pero antes un microrepaso de los 5 lenguajes del amor
1) Palabras de afirmación
2) Tiempo de calidad
3) Afecto físico
4) Regalos
5) Actos de servicio

Cicerón (60): “La verdad se corrompe tanto con la mentira como con el silencio”.
Henry David Thoreau (1837): “En vez de amor, dinero o fama, dame la verdad.”
George Orwell (1946): “En una época de engaño universal decir la verdad es un acto revolucionario.”

La verdad es hoy en día un bien escaso. La gente mentimos por pequeñeces, por cosas grandes, por asuntos medianos, cuando hace falta, cuando no… solo hay que mirar a nuestros políticos. A veces hay que votar al que miente menos, ya que no se puede votar a ninguno que diga la verdad. Pero los políticos no son la causa, son solo un reflejo, un síntoma, un espejo de cómo es la sociedad en la que gobiernan.

Pero no solo es que te mientan y te lo creas, es que encima todos nosotros mentimos también.

Proverbios 6:16-17 “Hay seis cosas que el Señor aborrece: Los ojos que se enaltecen, la lengua que miente, las manos que derraman sangre inocente…”. La Biblia habla del que el Señor aborrece la mentira. Pero es que los humanos estamos cortados por la misma talla: TODOS odiamos que nos mientan. Siempre encontramos motivos para justificar nuestra mentira, pero a la vez todos odiamos que nos mientan a nosotros. Estamos mal de la cabeza. Y lo digo sin acritud, si hay alguien que conoce bien la mentira de cerca he sido yo. Durante muchos años viví una doble vida clamorosa, pero a base de mentiras intenté mantener la máscara de cristiano en la iglesia y la de joven despreocupado en la sociedad. Pero en Alemania tenemos un dicho para esto, reza “las mentiras tienen piernas cortas”. Es decir, que, aunque corras… la verdad siempre acabará por pillarte.

Pero ¿por qué mentimos? En 2013 el Premio de Investigación UANL en la categoría de humanidades se lo llevó el “Estudio cognitivo de la mentira humana”. En ella desglosan lo siguiente.
a) Se miente por simple conveniencia social (inflar CV, llevar ropa de marca por encima de nuestras posibilidades, o móviles…)
b) Las mujeres mienten para que otros se sientan mejor (“Estaba exquisita la cena”). Los hombres mienten para mejorar su imagen (“yo era el mejor de la clase”)
c) Pensamos que una mentira hará feliz a una persona (“te quiero mucho”, a una persona en un momento difícil, pero en realidad me caes mal), en cambio las verdades hacen daño (malas noticias). Casi todo el mundo conviene que algunas mentiras son necesarias para evitar conflictos mezquinos y aceitar engranes de una relación (En una relación de pareja: “Si te iba a llamar”, “me quede trabajando hasta tarde”, etc.). Se pierde mucho diciendo la verdad (conflictos, castigos, etc.) y se gana poco ocultándola. Se busca el mal menor.
d) Mentimos porque somos inseguros o para cubrir nuestros errores
e) Mentimos porque creemos que las cosas tienen que ser perfectas para ser aceptadas

Sin embargo, resulta que al mentir provocamos 8 daños con secuelas psicológicas. El Dr. Carlos Postigo nos dice:
1) Daño: a la persona que mentimos. Sensación de engaño y traición.
2) Desconfianza: necesitamos mucho tiempo para recuperar la confianza perdida.
3) Ira: si nos mienten, es normal que nos airemos. Sentimos que han violado nuestros derechos y límites como personas.
4) Frustración: pensamos que esa persona era de una manera y nos sentimos engañados.
5) Tiempo: es todo el tiempo que se pierde hasta que se recupera la armonía en esa relación, si es que alguna vez se puede.
6) Soledad: el que miente suele sentirse aislado porque ha traspasado los límites y lo sabe.
7) Baja autoestima: no es capaz el mentiroso/a de comportarse como quiere y eso le baja la autoestima. A veces acentuando la mentira para disimularlo.
8) Culpabilidad: en el fondo el que miente sabe que lo está haciendo mal que no le gustaría que le hicieran.

Por suerte para nosotros, hay soluciones en la Biblia tanto para poder amar a los demás como para decir la verdad. Vamos a ver unas cuantas a vista de pájaro

Hoy en día se lleva mucho eso del “coaching” a empresarios, CEOs, delegados, políticos y demás gente de alto nivel. Y curiosamente una de las cosas que los “coaches” tratan con esos profesionales es a decir la verdad. Y también cómo decirla, claro.

Sin embargo, en la Biblia se nos anima desde hace milenios a decir la verdad.

Salmos 15:2-5 “Sólo el de conducta intachable, que practica la justicia y de corazón dice la verdad; que no calumnia con la lengua, que no le hace mal a su prójimo ni le acarrea desgracias a su vecino; que desprecia al que Dios reprueba, pero honra al que teme al Señor; que cumple lo prometido, aunque salga perjudicado; que presta dinero sin ánimo de lucro, y no acepta sobornos que afecten al inocente. El que así actúa no caerá jamás”.

1ª Juan 3:18 “Queridos hijos, no amemos de palabra ni de labios para afuera, sino con hechos y de verdad”.

Decir la verdad, trae toda una ristra de consecuencias positivas, la inversión de las malas:
1) No dañas a nadie
2) Todo el mundo confía en tu palabra
3) Nadie se enfada contigo por decir la verdad
4) Eres transparente
5) No pierdes tiempo reconstruyendo la confianza
6) No te sientes aislado
7) Autoestima alta. Eres como eres y no te mientes a ti mismo
8) Libre. Tu

Y aquí, como en todos los programas de alternativa B, es donde podemos volver a comprobar que lo que dice la Biblia tiene todo el sentido del mundo. Siempre lo ha tenido. Siempre lo tendrá. Lo que pasa es que somos muy cabezones y no queremos reconocerlo.

Aquí me dirijo sobre todo a los cristianos que me estáis escuchando. Con el tema del amor. El Dios en el que creemos es puro amor, pura justicia, puro poder y puro fuego. Y con esas cosas no se juega. Dice Juan 13:34-35: “Este mandamiento nuevo os doy: que os améis los unos a los otros. Así como yo os he amado, también vosotros debéis amaros unos a otros.  De este modo todos sabrán que sois mis discípulos, si os amáis unos a otros”. Fíjate que promesa: La mejor forma de demostrar que creemos en Dios no son las obras piadosas, no son las palabras altisonantes, no es una vida de puritanismo extremo, no es una religiosidad vacía. Es el AMOR el que puede convencer a todo el mundo de que ser cristiano es algo que vale la pena.

Si eres un discípulo de Cristo, practica los 5 lenguajes del amor con tu prójimo. No hace falta que esté herido y roto en el camino tipo el buen samaritano. Mira en tu entorno inmediato: ¿Cómo puedes bendecir a las personas que están cerca de ti? ¿Cómo puedes hacer que la luz de Jesús refleje en ti de forma que todos sepan que eres un buen seguidor de él?

1) Busca afirmar y bendecir, que significa decir bien, en todos los temas. No te quejes, no maldigas.
2) Pasa tiempo de calidad con tu gente. No porque quieras convencerles de ser cristianos como una inversión a largo plazo. Son personas y como tales merecen tu atención y tiempo, independientemente de que no crean como tú. Lo más seguro es que les interese una vez vean que no lo haces por interés, sino porque te interesan ellos como seres humanos.
3) Da afecto físico. Un ex-agente del FBI me contó que atrapó a un asesino maltratador. Pero fue movido a decirle “Damián, te amo” y el chico rompió a llorar. Jamás nadie le había expresado amor a este muchacho de veinte años y que ahora se enfrentaba a una perpetua por sus actos. Puede que al dar afecto físico a la gente a tu alrededor evites desgracias mayores.
4) Regala con generosidad. No para que te devuelvan el regalo, sino que quieras demostrar aprecio por tu amigo o pareja. Generosidad no significa que sea caro, significa que has invertido algo. Puede ser dinero, pero mejor aun que se note que has invertido tiempo y esfuerzo.
5) Haz favores, actos de servicio. Ofrécete a tus amigos para lo que necesiten. Tal vez ellos no sean tus mejores amigos, pero seguramente tú te conviertas en su mejor amigo o amiga. Y una amistad sólida hoy en día puede ser decisiva.

Nosotros, los que creemos en Jesús, no solo debemos amar sino también decir la verdad para no pecar. Encima el espíritu de verdad habita en nosotros. Ese espíritu nos empuja a decir la verdad y nos lo hace fácil. De hecho, si un cristiano intenta mentir le debería rechinar bastante más la conciencia que a alguien que no conoce a Dios.

Obviamente hay muchas maneras de decir la verdad. Sé delicado, pero asertivo. Decir la verdad no implica solamente en situaciones agudas. Algo tan sencillo como decir “Sí, yo lo haré” te compromete como si lo hubieras jurado.

No quiero terminar el programa sin al menos invitarte a conocer a Jesús. Si tu crees que le necesitas para poder expresar ese amor y esa verdad, repite esta oración conmigo. “Señor Jesús, gracias por escucharme ahora mismo. Sé que he dicho muchas mentiras en mi vida y que el amor por los demás nunca ha sido mi fuerte. Sé que eso es pecado y que me arrepiento de haberlo hecho. Ayúdame a ser una nueva y mejor persona. Entra en mi vida, toma el control y llévame a ser la persona que debo ser. Te lo pido en tu nombre, amén”.

Esto no es una fórmula mágica ni un hechizo ni una coacción ni nada por el estilo. Pero si has hecho esta oración de forma sincera, te animo a que llames a la radio para que podamos ayudarte a comenzar este camino, que es largo y tiene muchos baches. Pero pese a todo, al menos no tienes por qué andarlo sólo, somos muchos los que ya estamos aquí.


Nos despedimos todo el equipo de Radio Dynamis. El equipo teléfonico que escucha vuestras llamadas, el técnico “Daniel Panduro” que es el máquina que permite que todo esto suene tan bien y Benji Frugoni al micrófono.

Os dejo con “Lindsey Stirling – We Found Love”, donde canta en inglés y suahili “Encontré amor en un lugar sin esperanza”. Porque efectivamente, se puede encontrar y demostrar a Cristo en cualquier situación. Nos despedimos desde Alternativa B – Otra forma de vivir la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *