17 de Mayo – Procura justicia y amor

Proverbios 21:21 “El que procura la justicia y el amor halla vida y honra”

Como ayer, veo que Dios aquí nos deja una lista de requisitos y sus consecuencias. El procuras las justicia y el amor, encuentras vida y honra. Como me pareció obvio, decidí leer el antónimo de este versículo. “El que procura la injusticia y el temor halla la muerte y la deshonra”. Así me quedó mucho más claro. Igual que en otras cosas, las listas bíblicas no son lógicas pero se les encuentra rápido. Justicia = Honra, Amor = Vida. Y al revés: Injusticia = Deshonra, Temor = Muerte.

Pienso que muchas veces la injusticia parece triunfar. Hay gente que, de forma sistemática, someten a otros a sus injusticias. Pero también es verdad que la gente así, todo el mundo sabe que son unos desgraciados y nadie quiere juntarse con ellos, y a veces hasta recomiendan a los hijos a no juntarse con los hijos del injusto. Es una persona que queda deshonrada. Si un juez comete una injusticia flagrante, ya nadie quiere que ese juez te juzgue. Tu deshonra por injusto ha conseguido que sea un apestado entre los suyos. Lo mismo en una iglesia. Cuando se cometen injusticias o abusos espirituales, los líderes quedan retratados y deshonrados. Su reputación, como la del juez, queda fatal. Por si no lo ven claro en cosas obvias… ¿cómo podrán ver las espirituales? No hablo de rumores, murmuraciones y demás tonterías ni tampoco hablo de cuando un líder tiene que tomar decisiones y no está informado del contexto. Hablo de cuando el líder sabe todo lo que hay que saber del caso, conoce la Palabra y aun así decide pasar de ella. En ese caso, y sólo en ese caso, está el líder espiritual trayendo dehonra a su ministerio. Y esas iglesias se suelen vaciar rápido.

Por otro lado me quedé pensando en el antónimo de “amor” y aunque me salió “odio” he decidido tomarlo como “temor”, porque en el amor perfecto no existe el temor. Uno no puede amar a su familia y temerla a la vez, es una dicotomía que te vuelve loco. O lo uno o lo otro. Y la consecuencia que Dios da es que el temor te lleva a la muerte. Y así es. No creo que se refiera solo a una muerte física (“el susto le provocó un ataque al corazón”) sino que pienso en dejar de vivir una vida en abundancia. Cristo nos anima a “esforzarnos y ser valientes” porque solo alguien valiente puede enfrentar la vida y sus azares. Una persona con temor (fobia) a las cosas… no vive plenamente. Alguien con agorafobia teme los espacios abiertos y no sale a la calle. Una persona con claustrofobia, aunque viva en el octavo, subirá a pie y dormirá con las ventanas y puertas abiertas. Alguien con tanatofobia estará todo el tiempo buscando como alargar su vida con vida saludable, pinchándose cosas, etc. en vez de disfrutar el tiempo que tiene. Gente incapaz de enfrentar las situaciones con valentía suelen recurrir al escapismo: fumar, drogas, sexo, alcohol, adrenalina, anorexia, vigorexia… y al final todo eso te lleva a la muerte mucho más rápido.

Así que pienso que este versículo encierra 1000 lecciones. Y que queda mejor redactado en positivo. Procura la justicia para honra y el amor para vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.