16 Mayo – Oración

Señor, Dios y Padre nuestro. Hablarte es nuestro disfrute, orarte nuestro privilegio y tenerte… ese es tu regalo a nosotros.

De verdad que a veces me quedo quieto pensando en todo lo que me has bendecido… Sin otro motivo que el amor que me tienes. No entiendo por qué tanta bondad y misericordia conmigo que soy pecador y encima a veces de buen grado. No comprendo tus ganas de perdonarme cuando lo que merezco es una eternidad sin ti.

Así que solo puedo decirte, gracias, gracias, gracias. Soy incapaz de expresar con míseras palabras lo gratificado que me siento y la deuda impagable que te debo. No me dejes nunca jamás olvidar tus hechos en mi vida y tus milagros en mi día a día. Te debo todo a ti y por eso quiero honrarte y poner toda mi fe en ti, que sólo tienes planes de bien para mi vida en esta tierra y más allá.

Me arrepiento y te pido perdón por todos los momentos y ocasiones en las que te he fallado, a sabiendas y en ignorancia por igual. Soy de carne y eso no es excusa, pero sé que entiendes mis debilidades. Solo puedo pedirte que me perdones y me restaures cada día para poder seguir siendo tu amigo y discípulo.

Gracias también porque ya sé que me has perdonado y me defiendes de las acusaciones de enemigo. Repréndelo Señor y déjamd disfrutar de tu presencia sin distracciones. Amo la vida contigo y no la cambiaría por nada ni por nadie. Eres el mejor ayer, hoy y para siempre. Por eso hoy no te pido nada, solo quiero decirte que te amo incondicionalmente aunque falle. Gracias por no fallarme tú a mí nunca. Te debo todo lo que y quien soy ahora y hasta que muera, y si algo pudiera recordar cuando esté en la puerta entre los dos mundos, que sea tu nombre: Yeshua.

Amén

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.